Chile migra de la melancolía al compromiso

Este sábado 20 de marzo se realizará el encuentro “Derecho a Migrar, Participación y Nueva Constitución”, organizado por ChileMigra, en el que chilenos en el extranjero se abrazarán con los migrantes en Chile para influir en el proceso constituyente que se avecina pensando como dar vida a un frente en común por la defensa de sus derechos, que en gran parte son similares y requieren soluciones comunes en el plano constitucional y legislativo.

“Nadie puede saber lo que es Chile hasta que lo perdió”, escribió Manuel Lacunza, el teólogo chileno más influyente de la historia, desde su exilio italiano. Y es que el sentimiento de desarraigo ha sido una constante que ha cruzado nuestra historia, desde esa expulsión a los jesuitas hasta la generación de los setenta, en la que los exiliados fueron tantos que pudieron crear hasta una estética del destierro. Pasando por los mismos albores de la Nación: “Te veo en el Perú, escribiendo cartas. No hay desterrado igual, mayor exilio. Es toda la provincia desterrada”, escribió Neruda sobre Bernardo O´ Higgins en su Canto General.

Este sentimiento fue el que predominó en el último encuentro programático de chilenos en el exterior, celebrado el 16 de enero vía web. Conectados a través de Zoom y FB Live desde los cinco continentes, los chilenos en el extranjero hicieron el notable ejercicio de proyectar sus intereses hacia la nueva Constitución y sistematizarlos en un documento. Entre las demandas que relevaron está, por supuesto, el que todas las chilenas y chilenos en el exterior y sus descendientes mantengan su  nacionalidad chilena y derechos de ciudadanía en forma permanente e incondicional y sin estar sujetos a ninguna prescripción, pero también el derecho de toda chilena o chileno a entrar y salir libremente del territorio chileno y de migrar a otros países y retornar de ellos cuando lo desee.

“Al destino le gustan las simetrías”, escribió Borges. Y por eso, ese mismo día, las organizaciones de migrantes en Chile llevaron a cabo una jornada similar. Se trató del Encuentro Plurinacional de Organizaciones Migrantes y Pro Migrantes por la Nueva Constitución, en el que se abordaron muchos de los tópicos que los migrantes chilenos tocaban, pero desde la otra vereda. Mientras los nacionales afuera se organizaban en nombre de ius sanguinis- derecho de sangre-, los migrantes lo hacían en nombre del ius solis o derecho de suelo. Allí Chile no aparecía como algo que se va perdiendo, sino como el lugar de oportunidades para crecer. Y en este encuentro predominaron las medidas tendientes a descentralizar el poder y combatir la discriminación.

Lo que unos y otros tienen en común la exclusión. Los chilenos en el exterior, por no poder participar en la elección del 11 de abril- la derecha en bloque les negó ese derecho en el parlamento-, y los migrantes por las draconianas condiciones legales que, sumadas a las dificultades sociales del período, les hacen casi imposible transformarse en una comunidad política.

El escritor Alejandro Zambra, quizás uno de los chilenos que está dejando mejor parado al país afuera por estos días, cree sostiene que “el gran tema de la literatura es pertenecer”. Pero lo visto a partir de las experiencias de estos dos colectivos nos permiten ampliar esa definición desde la literatura a la vida misma: todos queremos ser chilenos. Incluso aquellos a los que algunos, muy livianamente, han excluido o acusado de antichilenos.

Por esa razٕón, ambos grupos decidieron “unir pliego” para que toda este ejercicio colectivo de participación social y política sea más potente. A tal fin, éste sábado 20 de marzo se realizará  el encuentro “Derecho a Migrar, Participación y Nueva Constitución”, organizado por ChileMigra, en el que chilenos en el extranjero se abrazarán con los migrantes en Chile para influir en el proceso constituyente que se avecina pensando como dar vida a un frente en común por la defensa de sus derechos, que en gran parte son similares y requieren soluciones comunes en el plano constitucional y legislativo.

La gran novedad será el lanzamiento de un manifiesto común en el cual se pide a los candidatos a la  Convención Constitucional, que desde Abril próximo tendrá la tarea de dar forma y contenido a la nueva Constitución chilena, la suscripción de un compromiso formal para representar sus demandas y puntos de vista en el seno de las discusiones constitucionales. 

Y así, sistemáticamente y desde los márgenes, estos colectivos van prefigurando ese nuevo pueblo que está por nacer, uno que se rebela a la melancolía de estos días para ensayar una réplica a Lacunza: ¡Nadie sabrá lo que es Chile hasta que lo recuperemos!

Total
1
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
Leer más

Hambre y represión

Carter, en cambio, es más peligroso. Intenta mostrarse como servidor de sus vecinos, con un discurso populachero, con aparente sensibilidad social; pero en la hora de la verdad saca sus garras y aparece el reaccionario, enemigo de los débiles
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.