Cecilia Heyder deja el Hospital San José tras fallo aclaratorio de la Justicia: “Fueron 15 días perdidos”

Cecilia Heyder

La activista de Derechos Humanos advierte que, en todo caso, ahora enfrentará un adverso panorama. “Solamente estaré con cuidados paliativos y con morfina para el dolor”, explica.


Tras 15 días de espera, este sábado la reconocida activista por los Derechos Humanos, Cecilia Heyder, abandonó el Hospital San José, desde donde estaba demandando poder regresar a su hogar. Heyder, quien padece múltiples enfermedades graves e irrecuperables, emprendió una campaña por una muerte digna y una ley de eutanasia para Chile, denunciando que se encontraba retenida contra su voluntad en dicho recinto de salud.

Lo que ocurrió fue que el Hospital San José se negaba a darle el alta, sosteniendo su decisión en un recurso de amparo de diciembre de 2020 presentado por la propia paciente con el objetivo de que no se le derivara a su domicilio, el que fue acogido por la Corte de Apelaciones de Santiago decretando una Orden de no innovar que se tradujo en que Cecilia debía permanecer en dicho recinto.

Sin embargo, tras casi dos meses y medio desde entonces, la situación médica de Heyder se deterioró vertiginosamente, generando en ella un cambio en su decisión inicial de no querer volver a su casa a pasar sus últimos días. Ante este nuevo escenario, el Hospital San José tradujo la aludida Orden de no innovar “en contra de la voluntad de Cecilia, lo que es una interpretación errada e ilegal que la restringe de su libertad ambulatoria”, como explicó a La voz de los que sobran su abogado, Pablo Villar.

Finalmente, este viernes la Corte de Apelaciones de Santiago emitió un nuevo pronunciamiento al respecto, aclarando que la Orden de no innovar “tenía por objeto únicamente impedir que el establecimiento hospitalario recurrido derivara a la recurrente a su domicilio, dejando a salvo las decisiones que al respecto pueda tomar la propia recurrente”.

Cecilia Heyder

“Fueron 15 días perdidos por una mala interpretación de la abogada del hospital”, comenta en diálogo con nuestro medio la activista de Derechos Humanos, quien agradeció la labor realizada por los abogados Hiram Villagra y Mariela Santana de la Corporación CODEPU en el alegato que permitió su salida definitiva del centro asistencial.

Junto con ello, detalla el adverso escenario que deberá ahora enfrentar en su hogar debido a que, según explica, “me mandaron sin catéter y sin nada que me pudiera mantener mucho tiempo con vida, porque sin catéter no me puedo hacer transfusiones. Y como mi nuevo estado es incoagulable, una hemorragia, un golpe, cualquier cosa me puede causar la muerte. Solamente estaré con cuidados paliativos y con morfina para el dolor”.

“En el fondo, me mandaron a morir a la casa”, concluye Heyder, señalando que “me podría haber puesto un catéter aunque ellos digan que no; me podrían haber buscado otra solución, por último, con una clínica, otro recinto, pero no pusieron en mi ficha que yo tenía un desgaste en las venas”.

Total
160
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.