Caso Ossandón e inmunidad COVID19: ¿Cómo actúa nuestro organismo después de recuperarse del virus?

Durante la tarde de este lunes, el senador Manuel José Ossandón hizo circular a través de sus redes sociales una declaración en la que confirmaba estar contagiado por segunda vez de coronavirus. La noticia generó amplias críticas hacia el parlamentario, quien la semana pasada participó como panelista en distintos matinales, y volvió a plantear la pregunta sobre el real desarrollo de inmunidad en pacientes que han vencido al COVID19. La inmunóloga Mercedes López, la infectóloga del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Jeannette Dabanch y el doctor del Hospital San Borja, Ramiro Zepeda, conversaron con este medio para resolver la interrogante.

“Estoy muy preocupado porque, si esto me pasó a mí, de contagiarme por segunda oportunidad, igualmente le puede pasar a muchos chilenos y chilenas. Se suponía que luego del cuidado de 14 días yo gozaba de inmunidad, como nos ha dicho la autoridad”, escribió ayer en su cuenta de Twitter el senador Ossandón.

Pese a que el Ministerio de Salud confirmó que luego de catorce días los pacientes positivos pasarían a estar recuperados, es decir, no contagian el virus, lo cierto es que nada asegura que no puedan ser contagiados por segunda vez. Casos como el del parlamentario se han repetido en otras partes del mundo, planteando una pregunta clave ¿se desarrolla o no inmunidad frente al COVID19?

Un estudio reciente de la revista científica Nature Medicine, que contó con 37 pacientes sintomáticos y 37 asintomáticos, reveló que después de ocho semanas de recuperarse los porcentajes de anticuerpos IgG disminuyeron drásticamente en las personas, lo que llevaría a pensar que no existiría una inmunidad absoluta frente al virus.

La investigación realizada por científicos de la Universidad de Medicina de Chongquinq, en China, expuso que los anticuerpos detectables cayeron en un 71% en los casos asintomáticos y un 76% en los sintomáticos. Mientras que los anticuerpos detectables disminuyeron en un 40% en las personas asintomáticas y un 13% en los sintomáticos.

El estudio ha servido como un insumo para los países que superaron el peak del contagio y a sus autoridades sanitarias que hoy debaten sobre los ‘carné de emergencia’, una medida que busca acelerar la posibilidad de que las personas retornen a sus trabajos y la cual fue planteada hace cerca dos meses por el exministro Mañalich, cuando recién la pandemia se instalaba en Chile

Esta mañana, en un nuevo balance por la crisis sanitaria, el ministro Enrique París aseguró que el caso del senador Ossandón sería “poco frecuente” y que una segunda infección es “algo inédito y digno de una publicación científica. Sería una situación muy especial”. Por su parte, el medico tratante del parlamentario, Jaime Labarca, afirmó a La Tercera que Ossandón habría sido dado de alta en mayo sin haberle practicado un examen PCR para confirmar su estado infeccioso y que no se cuenta con la información necesaria para saber si es que pudo contagiar posterior a su recuperación.

Este medio conversó con la doctora Mercedes López, inmunóloga y directora del Departamento de Inmunología de la Universidad de Chile; con la doctora Jeanette Dabanch, infectóloga del Hospital Clínico de la misma universidad; y con el doctor Ramiro Zepeda, quien trabaja en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital San Borja Arriarán, sobre el desarrollo de anticuerpos y la inmunidad frente al COVID19.

1.Inmunidad de largo plazo

ML: Lo que pasó en el caso del senador Ossandón puede deberse a dos cosas: no generó una respuesta inmune fuerte que lograra erradicar completamente el virus, y lo otro es que habiendo generado una respuesta inmune esta no sea tan poderosa para protegerlo de una reinfección.

Este es un virus muy nuevo, entonces es muy difícil que podamos tener certezas sobre la inmunidad de largo plazo. Recién los estudios que se están realizando en Wuhan llevan un seguimiento de tres meses. Sin embargo, sabemos que en el 85% de los pacientes la inmunidad que se desarrolla logra eliminar el virus causando muy poca enfermedad o no causándolo. Mientras que en el 15% restante se provoca una enfermedad grave que se debe a la respuesta inflamatoria. Pero hoy no sabemos cuánto demora en desarrollarse la inmunidad, cuánto tiempo puede durar y de qué depende que logre erradicar el virus. 

JD: La duración y la calidad de esa respuesta inmune están en investigación y es muy necesaria para entender cómo se va a comportar el mundo en sucesivas olas infecciosas, como también para destrabar la detención de la vida social. Sabemos que las respuestas de las defensas de la persona, una vez infectada, comienzan a detectarse desde el día siete. 

RZ: Actualmente, se sabe que entre el 5% y el 10% de las personas que estuvieron enfermas desarrollaron anticuerpos en títulos elevados y que por tanto podrían tener una inmunidad de tres a seis meses. Y estos no son medidos, en su concentración, por los test PCR. Pero el resto de la población, que no tiene títulos elevados de anticuerpo, según comprobó el estudio de Nature, han visto disminuidos sus anticuerpos entre dos a tres meses.

2.Los 14 días

ML: Lo que sabe es que tras los PCR de salida los pacientes empiezan a disminuir la carga del virus alrededor del décimo o doceavo día. Por lo tanto, uno podría decir que los pacientes con síntomas leves y asintomáticos a partir del catorceavo día, probablemente, no estén contagiando. Pero eso no quiere decir que aquellos que estuvieron infectados puedan ir sin las medidas de protección necesarias.

JD: Por otro lado, hay personas en que, aunque el virus ya no esté presente, mantienen todavía los síntomas: la tos, el decaimiento y el dolor de cabeza puede persistir más de catorce día. Pero es muy baja la probabilidad de seguir infectando.

RZ: Yo no estoy de acuerdo con el plazo de catorce días porque hay muchos papers que dicen lo contrario. Uno de ellos entrega datos de que la persona que está infectada contagia en catorce días, pero habla de la media, eso es un 50%. Por lo tanto, como política pública eso no nos sirve. Las medidas sanitarias tendrían que disminuir el riesgo para llegar a un 95% de probabilidad de no contagiar. Incluso hay otros estudios que dicen que a los treinta y cinco días hay un 30% de pacientes que siguen contagiando.

3.Reinfección del virus

ML: No hay ningún estudio que demuestre fehacientemente que los pacientes pueden reinfectarse. Por lo tanto, hay que ser muy cautelosos cuando hablamos de reinfección e inmunidad de largo plazo. 

JD: Si bien, las segundas infecciones han sido poco frecuentes, existen. Personas, por ejemplo, que hace cinco o seis semanas tuvieron su enfermedad, se recuperaron, y vuelven a presentar síntomas y a salir positivos lo más probable es que se trate de una reinfección. Situación que es de muy baja probabilidad o frecuencia hasta este minuto, considerando que se han tomado todas las medidas sanitarias correspondientes.

RZ: Aunque la reinfección existe, puede confundirse con un fenómeno llamado recidiva, en donde el virus nunca se fue y vuelve de nuevo a atacar. Entonces, parece como si la persona se hubiera sanado, pero en realidad nunca se sanó. Este puede haber sido el caso del senador Ossandón, pero se requiere mayor estudio para saberlo.

4.La ‘inmunidad de rebaño’

ML: Esto es una aberración ética, moral y académica. El término se ocupa en veterinaria e implica que para que logremos una inmunidad de rebaño tiene que infectarse cerca del 60% de la población y nosotros recién llevamos en Santiago, según los cálculos de Ricardo Baeza, un 10%. Imagínate cuánto tendría que pasar para conseguir eso. Ahora, eso también es posible con una vacuna.

JD: Esa inmunidad de rebaño se logra, generalmente, cuando vacunamos a la población. Generamos una respuesta de forma pasiva: la gente no enfermó si no que lo indujimos a través de una vacuna. Por ejemplo, vacunando al 85% de la población solo quedará una fracción pequeña de no vacunados. Logrando eso, la posibilidad de enfermar disminuye de forma importante.

RZ: Por ende, la inmunidad de rebaño por Coronavirus no es posible debido a que sus títulos de anticuerpos y su inmunidad baja muy rápido. A diferencia de lo que ocurre, por ejemplo, con el Sarampión. Si todos se enferman de Sarampión los anticuerpos duran diez años o, dicho de otro modo, con todos infectados el virus no puede seguir infectando a nadie más. Y estamos lejos de que eso ocurra con el Coronavirus.

Total
1
Shares
1 comentarios
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.