Caso Hotel Principado de Asturias: Los nuevos antecedentes en la causa de los “Intra Marchas”

El 12 de noviembre del 2019, el Hotel Principado fue incendiado y los acusados del siniestro Matías Rojas, Benjamín Espinoza y Jesús Zenteno, llevan un año en prisión preventiva. Sin embargo, según información reciente de la investigación, las imágenes de las cámaras, que podrían revelar quién originó el incendio, no están en la carpeta investigativa, y curiosamente el master del sistema de vigilancia (DVR) habría sido retirado por “expertos” el día del siniestro. Este medio tuvo acceso exclusivo a las declaraciones del administrador del hotel.


Es la tarde del martes 17 de noviembre, y Elsa Marambio (38) se dirige a su casa ubicada en la comuna de Pudahuel, luego de participar en una entrevista para contar el caso de su hijo, Matías Rojas (19). Reconoce que en los últimos meses, ha tenido un objetivo claro, y es la búsqueda de testigos, que hayan estado presentes en el incendio del Hotel Principado, ocurrido el 12 de noviembre del 2019, y en donde también están involucrados Jesús Zenteno (22) y Benjamín Espinoza (19).

Tiene miedo.

-El tiempo se agota, el lunes 23 de noviembre se inicia la preparación del juicio oral, y hasta el momento no hay nuevos resultados-, dice al teléfono.

Los tres jóvenes llevan un año en prisión preventiva en Santiago Uno, acusados por el delito de incendio, confección y lanzamiento de artefacto incendiario, en el Hotel Principado, en estación Baquedano y en una faena de construcción de la Universidad de Chile.

Matías y Jesús arriesgan 25 años de cárcel mientras que Benjamín 29.

Hay muchas irregularidades en este caso, por ejemplo que demoren en la entrega de pruebas, o que hayan registrado mi casa sin un papel en la mano. Han dicho que tienen vídeos (Fiscalía), pero no los hemos visto-, relata Elsa.

Tanto Lorenzo Morales como Jhon Maulen, abogados de Matías Rojas y Jesús Zenteno, comentan que lo más particular de esta causa y lo que la hace emblemática, es la presencia de agentes encubiertos de Carabineros en el seguimiento, detención y posterior proceso investigativo en contra de los tres estudiantes. El trabajo de este personal policial denominado “Intra Marchas”, tendría sustento en varias querellas del Ministerio del Interior.

Hay que recordar que este equipo pertenece a la dotación del Departamento de Investigación de Organizaciones Criminales OS-9 y a la Dirección de Inteligencia Policial de Carabineros, quienes se infiltran en diversas manifestaciones, vestidos de civil, incluso emulando ser manifestantes con la intención de realizar seguimiento y posterior detención de los jóvenes.

En un reportaje publicado anteriormente por este medio, se dio a conocer los tres casos más emblemáticos del personal Intra Marchas: Nicolás Ríos, quien fue detenido, golpeado, y subido a la fuerza a una camioneta en el cerro Santa Lucía, Alejandro Carvajal, estudiante acusado de incendiar la Universidad Pedro de Valdivia y cuyas pruebas eran videos de un carabinero de civil, y Dante Carmona, joven seguido en el transporte público hasta La Florida y detenido a metros de su casa.

Jhon Maulen recuerda que Zenteno, Rojas y Espinoza, fueron detenidos mientras regresaban a sus casas, luego de las movilizaciones.

Sin embargo, las irregularidades presentes en la investigación, preocupan a los abogados defensores y a las familias.

Un punto que plantean es la orden del juez Juan Váldes Peñailillo del Octavo Juzgado de Garantía, para las diligencias de la causa, fue emitido el 15 de noviembre del 2019, aún cuando los seguimientos iniciaron el 12 de noviembre. Según Lorenzo Morales aquel actuar sería ilegal, puesto que no se puede iniciar una investigación con agentes encubiertos sin la previa orden de un juez.  Lo otro es que el principal testigo de la investigación es David Gaete Beltrán, teniente de la Dirección de Inteligencia Policial de Carabineros, jefe de un equipo “Intra Marchas”.

Hay que recordar también que en su declaración, Gaete confirma que a las 19:30 horas del mismo día, siguió a los sujetos quienes hicieron ingreso al Hotel Principado, subió por las escaleras hasta el cuarto o quinto nivel, información que no recuerda bien, ya que el lugar estaba muy oscuro, para luego entrar a una habitación que daba hacia Vicuña Mackenna, en donde dos sujetos lanzaron bombas molotov hacia una muralla, donde también había ropa de cama, provocando un incendio. Luego habrían abandonado el lugar.

Es en ese contexto en que ocurre uno de los detalles relevantes de la sucesión de hechos:

En la declaración de Juan Carlos Torre, (administrador del hotel e hijo del dueño Lucio Torre, quien vio los destrozos en vivo) habló ante el teniente Nicolás Valenzuela en calidad de víctima por el incendio del Hotel Principado, y al que este medio tuvo acceso exclusivo, da cuenta sobre la situación de las cámaras de seguridad del lugar.

“Observé por cámaras, que alrededor de las 20:00 horas, los sujetos se fueron hasta el Hotel Principado, el que queda frente a la Hacienda Gaucha, y con un galletero hicieron un forado a la puerta de servicio por donde ingresa al personal (…) ingresó una mayor cantidad de sujetos, tanto a la fuente de soda como al hotel, oportunidad donde subieron al segundo o tercer piso, ingresando a una habitación e iniciaron un incendio, propagándose hasta las habitaciones aledañas”, se lee en la declaración de Torre.

De esa forma, desmiente la versión de David Gaete con respecto a la hora y el piso donde habría comenzado el incendio.

Además sostuvo que se enteró de lo que estaba ocurriendo en el lugar, ya que, tiene las imágenes de las cámaras de seguridad conectadas al televisor de su departamento.

“Respecto a las cámaras de seguridad instaladas en las diferentes propiedades, los sujetos astutamente se llevaron los DVR, por cuanto trataré de hacer llegar las imágenes del CCTV, que registraron los daños provocados”, con lo anterior, Juan Carlos Torre, finalizó su declaración, entregando posteriormente las imágenes al Ministerio Público y a Carabineros para la investigación.

Lorenzo Morales, abogado de Matías Rojas, explica que un DVR es el master donde están las imágenes de las cámaras de seguridad que tiene un inmueble, y que se debe poseer algún conocimiento técnico interno para sacarlo o retirarlo, lo que llamaría aún más la atención que precisamente en este caso, algunos encapuchados lo quitaran, cuando se requiere conocer el sistema.

Sin embargo, una fuente cercana al caso, conversó con este medio, y confirmó que respecto a las cámaras de seguridad del Hotel Principado, que extrañamente no están las imágenes del origen del incendio ni quien lo inició, ya que solamente se cuenta con las grabaciones de los momentos posteriores al siniestro y no del incendio mismo. Sumándose este antecedente a la declaración de David Gaete, respecto de que habrían videos de quien originó el incendio, porque el lugar estaba muy oscuro. La acusación en contra de Zenteno, Espinoza y Rojas, se basa solo en su declaración en calidad de testigo.

-En la carpeta investigativa del caso no están ni las imágenes de las cámaras de seguridad ni el video de Gaete Beltrán. Es una irregularidad tremenda-, confirma la fuente.

Pero el incendio del 12 de noviembre del 2019, no es el primer hecho que alertó a la administración de los hoteles Principado (Vicuña Mackenna) y Principado de Asturias (Parque Bustamante). Durante la tarde del miércoles 23 de octubre, el Hotel Principado de Asturias fue saqueado y vandalizado, mientras había pasajeros y personal en su interior.

“Le pedimos a uno de los muchachos que fuera avisar a Carabineros que nos estaban amenazando de que iban a quemar el hotel. Dijeron que no podían abandonar el punto donde estaban, los llamamos tres veces (…) Estaban ubicados en la esquina de Vicuña Mackenna con Antonio Burhle, y le dijeron a Luigi ( parte del personal) que no podían cruzar, que estaban de punto fijo ahí”, afirmó Iván Marambio, gerente del Hotel Principado de Asturias, a TVN, con respecto al actuar de Carabineros.

Además, declaró que “la turba” que saqueó el inmueble tenía un líder, alguien que los coordinaba, que manejaba el grupo y que se notaba que tenía influencia sobre el resto de los encapuchados. Aquel 23 de octubre, y según información revelada por el medio La Pública, aquella jornada de manifestaciones fue la que contó con mayor cantidad de agentes encubiertos en las manifestaciones, con un total de 505 funcionarios, mientras que desde el 18 de octubre al 12 de noviembre del 2019, hubo un promedio de 450 agentes infiltrados diarios.

Este medio habló con Iván Marambio, pero se negó a dar más declaraciones, aunque expresó que mantenía sus dichos a 24 Horas.

-Tenemos este viernes 20 de noviembre una audiencia de Cautela de Garantías y haremos presente que aún la Fiscalía no ha acompañado todos los antecedentes, entre ellos, los vídeos- concluye Jhon Maulen, abogado de Jesús Zenteno.

*Este medio se contactó con la Fiscalía Oriente para obtener su versión sobre los vídeos, pero hasta el cierre de este reportaje aún no hemos obtenido respuesta.

Total
1K
Shares
1 comment
  1. Es demasiado irregular, faltan pruebas y el único testigo los seguía como policía “encubierto”!! Me recuerda el caso del sobrino y tío acusados injustamente de incendiar la estación Pedrería, un año presos y fueron declarados sin cargos, por falta de pruebas.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts