Buscando a Ámbar: La historia de la adolescente desaparecida en Villa Alemana

Ámbar Cornejo salió hace una semana rumbo a la casa de su madre y desde ese momento se le perdió la pista. Con ella tenía una relación difícil, que se agravó cuando supo quién era el conviviente de su mamá: Hugo Bustamante, condenado el 2005 a 27 años de presidio tras asesinar a su pareja y a su hijo de nueve años. También conocido como “El Tambor”, a pesar de su prontuario, el 2016 obtuvo el beneficio de libertad condicional. La Policía de Investigaciones encontró restos de sangre y ahora es el principal sospechoso de la desaparición.

La mañana del miércoles 29 de julio, Ámbar (16) despertó más temprano de lo normal, estaba intranquila y ansiosa porque tenía que ir a la casa su mamá, Denisse, a buscar la pensión de su padre. Esos encuentro eran incómodos, siempre podían terminar en alguna discusión por la mala relación que tenían ambas desde que la joven fue abandonada. Cerca de las 8:30 revisó su celular, dio los buenos días a Maritza García- la mujer que se dedicó a cuidarla- y se vistió rápido. Iba atrasada al encuentro.

La casa queda a solo siete cuadras de distancia, en calle Covadonga de Villa Alemana. Su mamá ya la había llamado y le había insistido en que se apurara para ir a buscar el dinero, porque se tenía que ir a trabajar.

Salió de la casa a la 8:55 AM.

El encuentro no debía demorar más de 20 minutos. Cruzaría tres palabras con su mamá y volvería a casa lo más rápido posible con el dinero. Maritza la esperó, después de una hora presintió que algo estaba pasando, la llamó, pero no respondió los mensajes de WhatsApp ni las llamadas, lo que era al menos inusual en ella. A las 11 de la mañana el celular de la joven ya estaba apagado.

Ámbar salió sin nada. No llevó su billetera, carnet de identidad, cargador de celular ni los lentes ópticos que siempre necesitaba.

– Por lo que dice la mamá, Ámbar llegó a la casa, le entregó la plata y se fue, y no supo más. De esto ya son seis días. Buscamos respuestas para saber dónde está-, comenta Maritza.

Ella, junto a los vecinos del sector, salieron a buscarla por distintos lugares de la comuna.

Esa misma tarde, a través de redes sociales de Villa Alemana y Quilpué, comenzó a circular la fotografía de la adolescente con un mensaje donde se pedía cualquier tipo de información sobre su paradero. No pasó nada, no había rastro de ella.

La preocupación de la familia paterna se acrecentó aún más cuando supieron quién era la pareja actual de la madre de Ámbar: Hugo Bustamante Pérez, alías “El Tambor”, más conocido como el doble homicida de Villa Alemana, quien el 2005 asesinó a su pareja y a su hijo.

Al anochecer la desaparición de Ámbar ya era un hecho. Maritza García interpuso una denuncia por presunta desgracia a la una de la madrugada del jueves 30 de julio.

Según su tía paterna, Ámbar desde muy pequeña pasó por momentos difíciles y acusa negligencia de su mamá, con quién tuvo una relación tormentosa desde que era niña.

-Siempre fue despreocupada con ella, a Ámbar le pasaron muchas, muchas cosas malas por su culpa-, relata Katherine Andunce, tía de la adolescente.

El padre de Ámbar por temas laborales, vive en Antofagasta.

Durante el 2019, su madre inició una relación con Hugo Bustamante, a pesar del prontuario policial del hombre. En noviembre de ese mismo año, mientras Ámbar vivía con ella en un departamento en Limache, llevó a su nueva pareja para que vivieran todos juntos, algo que a la joven no le gustó.

Ámbar comenzó a investigar y se enteró sobre el doble asesinato de la actual pareja de su madre. Asustada, enfrentó a su mamá para advertirle sobre Bustamante, sin embargo, ella le aclaró que desde siempre había estado en conocimiento de esa información, pero que no le quiso contar para evitar peleas entre ambas y que Hugo merecía una “segunda oportunidad”.

-Ámbar le dijo que ese hombre se tenía que ir del departamento, la mamá no la respaldó y al final Denisse decidió irse a la casa de él, también en la calle Covadonga, un poquito más arriba de la nuestra. Ámbar quedó sola en el departamento, aun cuando tenía 15 años. No le simpatizaba ese hombre porque decía que siempre la miraba de forma extraña -, explica Maritza.

En diciembre del 2019, al darse cuenta sobre la situación de abandono en la que vivía, Maritza la llevó a vivir a su casa, con su familia. La mujer conocía a la adolescente desde los ochos años, debido a que su padre fue pareja de la mamá de la joven, casi fueron hermanastras. Desde el año pasado decidió protegerla como su tutora.

Durante estos meses, Ámbar se adaptó muy bien a su nueva familia, tanto así que recorría la casa entonando canciones en inglés, siempre feliz. La joven estudia en el Liceo Comercial de Quilpué, pero debido a la pandemia, asistía a clases virtuales. Por las noches jugaba a las cartas con Maritza. Al fin vivía había logrado la vida tranquila que soñó.

-Es una niña dulce, espontánea, siempre con una sonrisa, aunque esté destrozada por dentro. Sus metas son entrar a la PDI, quiere estudiar y ser alguien en la vida. Quería que su vida fuese distinta, salir de ese círculo vicioso de tristeza junto a su mamá-, comenta Maritza, con voz preocupada.

El doble crimen de Villa Alemana

Enero del 2005. Villa Alemana se estremecía ante el horrendo homicidio de la parvularia Verónica Vásquez (49) y su hijo Eugenio Honorato (9), quienes fueron encontrados sin vida en un tambor de 200 litros en el patio de la casa que arrendaba Hugo Bustamante. Los cuerpos estaban cubiertos de cal. La crudeza de los hechos impactó a la comuna, debido a la frialdad con la que mató a sus dos víctimas, ya que ambos fueron estrangulados.

En octubre de ese mismo año fue sentenciado a 27 años de cárcel, por homicidio e inhumación ilegal. Debido al impacto que provocó este doble asesinato, el programa policial Mea Culpa de TVN transmitió en su décima temporada el capítulo “El tambor”, meses después de la condena, y lo entrevistaron en la Cárcel de Valparaíso.

Esta no era la primera vez que Bustamante había estado tras las rejas. Previamente fue condenado a diez años en reclusión por robo con fuerza y hurto.

“Lo he pensado, lo he analizado, y a ciencia cierta no tengo la respuesta. No puedo decir que es imposible que yo vuelva a vivir una situación tan parecida. Pienso que no, pero si explote de esta manera frente a este tipo de situaciones, ¿explotaré nuevamente?”, confesó sobre la posibilidad de volver a matar, frente a Carlos Pinto.

A pesar de estos antecedentes, en abril del 2016, Hugo Bustamante quedó en libertad cuando apenas llevaba 11 años de condena de los 27 que debía cumplir. Obtuvo el beneficio de libertad condicional que la Corte de Apelaciones de Valparaíso brindó a 788 reos. La magistrada Silvana Donoso fue la encargada de otorgar los beneficios. “El tambor” salió de la cárcel la noche del 29 de abril del 2016 y, según los vecinos de la zona, trabaja de guardia en Villa Alemana. En una de sus publicaciones de Facebook hizo gala del arma de fuego que portaba.

La Policía de Investigaciones, junto a Carabineros y vecinos del lugar, rastrearon el sector y la calle Covadonga para encontrar alguna pista que dé con el paradero de Ámbar. En las últimas pericias encontraron restos de sangre en la casa que comparte la madre de Ámbar con Bustamante.

“Estamos trabajando con nuestro laboratorio de criminalística, con la finalidad de realizar los peritajes pertinentes que están relacionados con la sangre humana que se levantó en el sitio del suceso. Hay que verificar cuál es el origen y de quién serían esos restos biológicos”, explicó el subprefecto Marcos Quiñones, de la Brigada de Investigación Criminal de la PDI.

-No hemos tenido cooperación de la mamá de Ámbar, ella está como si no hubiese pasado nada, lamentablemente nosotros tememos lo peor-, confiesa Maritza, antes de comenzar otra tarde de búsqueda.

Total
266
Shares
3 comments
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.