Algo está podrido en la JUNAEB

Los empresarios chilenos que más dinero han ganado durante esta pandemia, ya que además algunos de ellos corresponden a las mismas empresas que se adjudicaron las cajas del gobierno entregadas durante la cuarentena. Por ello, se hace imprescindible una rendición transparente de cuentas y la contratación de un servicio decente en la adquisición y manipulación de alimentos por parte de Junaeb.


La actual crisis social y política en Chile expresada desde el 18 de octubre de 2019 a la fecha, ha estado marcada por la exigencia más básica para el desarrollo de la vida en una sociedad, como es el respeto a la dignidad humana.

Chile ha impuesto a la ciudadanía una lógica estatal carente de toda dignidad en las pensiones, en los sueldos, en los precios de los medicamentos, en el trato laboral, en la igualdad ante la ley, en el acceso a la salud, en el derecho al agua, en el respeto a los derechos humanos.

Este sistema civilizatorio arraigado en el capitalismo neoliberal ha puesto en jaque la continuidad de la vida en los territorios sobreexplotados por las mineras, las forestales e hidroenergéticas, restándoles toda posibilidad de dignidad a los habitantes de las denominadas zonas de sacrificio.

La síntesis del contexto sociopolítico es relevante para comprender cómo un país lleno de riquezas naturales y de recursos económicos proporcionados por la clase trabajadora, ha sido -y sigue siendo-, vaciado por políticas públicas orientadas al enriquecimiento de empresas privadas, quienes a costa de la miseria de la población más vulnerable, siguen adjudicándose fondos estatales, entregando productos y servicios de nefasta calidad para las personas.

Me refiero a las multimillonarias licitaciones que otorga la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (JUNAEB) para alimentar a niñas, niños y adolescentes pertenecientes a los sectores vulnerables de este país.

Según consigna elmostrador.cl a través de la revisión del informe público de adjudicación, en los próximos cuatro años -marzo 2021 a diciembre de 2024-, serán 14 las empresas distribuidoras de las raciones de alimentos para 7 regiones de Chile, por un monto de $1.019.341.801.367 (un billón diecinueve mil trescientos cuarenta y un millones ochocientos un mil trescientos sesenta y siete pesos chilenos).

Entre algunas de las controversias que se pueden desprender de esta mega millonaria concesión de dineros fiscales, corresponde a la adjudicación de fondos estatales de 4 empresas privadas que sostenían multimillonarias deudas con el Estado.

Estos son los casos de las empresas Savisa, Hendaya, Aliservice y Soser, quienes se adjudicaron la licitación de Junaeb, a pesar de mantener deudas con el Estado por una suma que, en su conjunto, llega a los: $6.784. 529. 608 (seis mil setecientos ochenta cuatro millones quinientos veintinueve mil seiscientos ocho pesos chilenos). (El mostrador, 2021).

Esta cuestionable entrega de dineros públicos a empresas que incumplen sus contratos y son por tanto deudoras del Estado -con montos exorbitantes-, resulta altamente llamativo, sobre todo porque el Director Nacional de Junaeb, Jaime Tohá Lavanderos, había expresado en octubre de 2020 que las empresas que mantenían multas cursadas en contratos previos con Junaeb, debían estar al día en sus pagos, pues sería un requisito excluyente para obtener un mayor puntaje (Junaeb, 2020).

Actualmente, debido a la pandemia por coronavirus, miles de niñas, niños y adolescentes están cursando sus estudios de enseñanza básica y media desde sus hogares en modalidad online. Esta situación conlleva a que Junaeb haga entrega al apoderado/a de las raciones de alimento correspondientes a su hijo/a.

Este proceso iniciado en abril de 2020, ha tenido entregas de productos en descomposición,  con presencia de bacterias que ponen en peligro la salud de las personas, siendo una situación que se ha repetido en distintas oportunidades. Los hechos mencionados fueron constatados por la Contraloría General de la República en el mes de agosto de 2020, por medio de una auditoría realizada a la Dirección Regional Metropolitana de la Junaeb (CNN, 2020)

En el informe de Contraloría se verificó la existencia de diferencias en los contenidos de las canastas, falta de controles sanitarios por parte de Junaeb, la entrega de alimentos en descomposición y de verduras en mal estado. El agravante de estos incidentes es que las deficiencias señaladas no han sido corregidas. Así es el caso de la reciente canasta de alimentos proporcionada en la Región de Los Ríos, donde la concesionaria Las Dalias hizo entrega de carne de pollo con presencia de bacterias, siendo el hecho informado por Junaeb, días después de entregado el alimento en cuestión (Radio Sago, 2021)

Lo anterior tiene directa relación con la falta de dignidad a las personas, generada por una lógica estatal indolente y discriminatoria, promovida por el gobierno de Sebastián Piñera. La escandalosa síntesis de la licitación de estos dineros públicos, es que Junaeb entrega más de un billón de pesos a empresas privadas que incumplen sus compromisos con el Estado, concesionarias que son dirigidas por empresarios con estrechos vínculos políticos, nexos que hacen dudar del mérito en la adjudicación de estos contratos.

Asimismo, son quizás los empresarios chilenos que más dinero han ganado durante esta pandemia, ya que además algunos de ellos corresponden a las mismas empresas que se adjudicaron las cajas del gobierno entregadas durante la cuarentena. Por ello, se hace imprescindible una rendición transparente de cuentas y la contratación de un servicio decente en la adquisición y manipulación de alimentos por parte de Junaeb.

Como consecuencia de lo anterior, la sensación de la gran mayoría de beneficiarios de la Junaeb es la misma. Claramente se alude a que estas empresas están acostumbradas a la compra de productos de la menor calidad posible, con el fin de abaratar los costos, hacer aparecer los sobreprecios y así enriquecerse los bolsillos personales.

El lamentable resultado que se obtiene de la falta de responsabilidad estatal en esta materia, es el permanente y descarado lucro con la pobreza, el que se traduce en la entrega de alimentos que ponen en riesgo la integridad, la salud y la dignidad de niños, niñas y adolescentes vulnerables de este país.

Total
227
Shares
2 comentarios
  1. Esto es solo la punta del Iceberg, empresas adjudicadas en la línea 2 (PYMES) son de grandes empresarios de la línea 1, con precios concertados entre 4 empresas con mismo representante legal. Para beneficiar el monopolio y destruir las PYMES.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.