Acuerdo Licencia preventiva covid-19: Un escenario de incertidumbre paras las madres trabajadoras

La implementación de una licencia preventiva en reemplazo del postnatal de emergencia viene a perpetuar la visión de la maternidad como una enfermedad, lo que es un retroceso respecto a las ganadas que como feministas hemos tenido en materia de políticas de cuidados durante los últimos años.

En un escenario de total incertidumbre para las madres trabajadoras -sobre todo para aquellas que hoy se encuentran ejerciendo su derecho a postnatal- el acuerdo de protocolo sostenido entre el Gobierno y la Comisión de Trabajo y Seguridad Social del Senado viene a instalar más dudas que certezas.

Este acuerdo busca combinar una licencia preventiva Covid-19 con el acceso a las prestaciones de la Ley de Protección del Empleo. En ese sentido es que se pueden advertir algunos aspectos que van en la dirección contraria a la búsqueda de protección de derechos de las madres trabajadoras.

La implementación de una licencia preventiva en reemplazo del postnatal de emergencia viene a perpetuar la visión de la maternidad como una enfermedad, lo que es un retroceso respecto a las ganadas que como feministas hemos tenido en materia de políticas de cuidados durante los últimos años. Además, nada asegura que dicha licencia se pague sin cuestionamiento ni evaluación por parte de la Isapre y Compin.

Por otro lado, demuestra una vez más el abandono del Estado hacia las madres trabajadoras, pues traslada el gasto desde el fisco a la Isapre/Fonasa, o incluso desde los propios fondos de cesantía de las trabajadoras, dado el alcance limitado de la licencia, dejando a las mujeres en un escenario de total incertidumbre a futuro.

Otro elemento a considerar, es lo que sucederá pasados los tres meses, en los que las trabajadoras deberán reintegrarse a sus trabajos o acogerse a ley de “protección” al empleo, cuestión que no garantiza los ingresos de las trabajadoras en ese escenario.

Respecto al rol de las empresas, nuevamente se abre la posibilidad de abaratamiento de costos para éstas, en tanto no deberán pagar sala cuna y además dejarán de pagar sueldos frente a la eventual licencia preventiva. [1]

Sin duda, lo más preocupante de este acuerdo es la búsqueda del Gobierno por ampliar la aplicación de la Ley de Protección del Empleo y de camuflar un incremento en la suspensión de las relaciones laborales.

Aún queda por conocer en detalle el proyecto, pero debiéramos esperar que quienes impulsaron el postnatal de emergencia legislen sin letra chica y en pos de un efectivo reconocimiento de los derechos de las mujeres y sus hijos e hijas.

El proyecto original de postnatal de emergencia va en beneficio de 20.000 mujeres, por lo que es un piso mínimo en el contexto de pandemia. Por nuestro lado, las feministas seguimos y seguiremos impulsando la lucha por una real Política Integral de Cuidados en nuestro país.


[1] https://www.manodeobra.org/index.php/actualidad-y-trabajo/52-licencia-preventiva-covid-19-beneficio-o-retroceso

Total
15
Shares
1 comment
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts