A las y los Sres. Presidentes de partidos políticos de izquierda

¿Qué significa para Uds. ser de izquierda? ¿Cuáles son los principios ideológicos que sostienen a sus partidos? ¿Qué entienden Uds. por igualdad social? Pienso que aún es tiempo de encontrar la forma y enmendar el rumbo, si su autocrítica les permite repensar los fundamentos que guían su actuar. Pero el tiempo no perdona, porque mientras Uds. sigan persiguiendo sus colas y nadando en sus ombligos, la derecha ya piensa en las presidenciales amasando sus manos.


Me dirijo a Uds. en mi calidad de ciudadano chileno, con pensamiento de izquierda y sin militancia en partidos políticos. Soy de izquierda porque creo en la igualdad social y en la necesidad de construir una sociedad más humana, donde todas y todos tengamos espacio para alcanzar una vida digna. No milito en ningún partido político porque desconfío de su institucionalidad y de la concentración de poder que se produce en su interior; aspectos que a mi juicio restringen el debate y la libertad de pensamiento y acción.

Observo con indignación la escandalosa fragmentación de la izquierda chilena, la falta de unidad que les ha caracterizado siendo oposición, y por sobre todo, la mantención de sus formas de actuar para perseguir sus intereses, y no los de la ciudadanía. Al parecer se les olvidó que sus tiendas políticas existen para y por el pueblo, y no en función de sus ansias de poder y privilegio.

Permítanme decirles que resulta insólito que sigan operando con la lógica del beneficio propio, de cuántos gobernadores/as, alcaldes/as o concejales/as logran tener en cada territorio o jurisdicción. Anteponen sus intereses a los de la ciudadanía, cuando son las personas quienes les eligen y creen en sus promesas de un futuro mejor. Pensándolo bien, ¿Qué van a saber Uds. de las necesidades de las chilenas y chilenos, si viven en una burbuja llena de privilegios, si no saben lo que es vivir con un sueldo mínimo, o usar el transporte público para llegar a sus trabajos, si no han pasado hambre ni un solo día durante la pandemia, ni tampoco recibirán pensiones de miseria cuando se jubilen, como la gran mayoría de quienes habitamos esta larga y angosta faja de injusticias?

A estas alturas me queda claro que no han entendido nada de lo que ocurrió en nuestro país el 18 de Octubre de 2019. Por si no se dieron cuenta ese día despertamos como pueblo, dijimos no más abusos, no más indiferencia de la élite dominante que lo único que ha hecho bien durante más de 30 años, es llenar sus bolsillos de dinero a costa del esfuerzo y sacrificios de otros/as.

Pero el despertar trajo consigo nuevos caminos para pensar un país mejor. La conciencia de reconocernos como iguales nos permitió vernos, mirarnos a la cara, entender que estamos juntos/as en esta realidad injusta y que nuestra voluntad colectiva es nuestra principal fortaleza. Espontáneamente surgieron formas de organización que creíamos olvidadas y recuperamos el interés por la política, por conversar con otros/ sobre lo que ocurre en nuestro país, y volvimos a tener la esperanza que de que juntos/as podemos construir un país diverso, plurinacional e inclusivo, donde quepamos todos y todas.

Gracias a la presión de la ciudadanía organizada en todo Chile, es que este domingo tendremos un plebiscito que nos permitirá sepultar la Constitución que nos heredó la Dictadura, y que a costa de la sangre de nuestros hermanos y hermanas permitió instalar un modelo de sociedad basado en el lucro y en el beneficio individual. Imagino que no tendrán la desfachatez de creer que esto fue gracias a Uds. y a su mediático “Acuerdo por la Paz”. Tiendo a pensar que vieron en esta acción una oportunidad para salvar su pellejo y el de sus partidos, ante la más rotunda falta de credibilidad que se instaló en el imaginario colectivo. Ahora bien, me gustaría saber cuántos/as de Uds. o de sus militantes fueron víctimas de la Dictadura Cívico-Militar. Pregunto esto, porque me cuesta entender que hayan sido capaces de firman un pacto con el Gobierno, sin exigir justicia para quienes fueron asesinados/as durante el primer mes del Estallido, o para las cientos de personas que fueron mutiladas, torturadas o abusadas sexualmente por Carabineros o las Fuerzas Armadas.

Frente a tanta contradicción, me resulta inevitable preguntarles: ¿qué significa para Uds. ser de izquierda? ¿Cuáles son los principios ideológicos que sostienen a sus partidos? ¿Qué entienden Uds. por igualdad social? Pienso que aún es tiempo de encontrar la forma y enmendar el rumbo, si su autocrítica les permite repensar los fundamentos que guían su actuar. Pero el tiempo no perdona, porque mientras Uds. sigan persiguiendo sus colas y nadando en sus ombligos, la derecha ya piensa en las presidenciales amasando sus manos.

Lo que ocurra en las urnas este próximo domingo, marcará el inicio de un nuevo ciclo en nuestra historia política. Ser parte del problema, o ser parte de la solución… dependerá de Uds.  

Total
32
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts