A dos años de la brutal agresión que dio la vuelta el mundo: la historia de Valeska Orellana

El 18 de octubre de 2019, y mientras miles de estudiantes saltaban los torniquetes, un hecho en particular dio la vuelta el mundo. Eran cerca de las 18:00 horas cuando un carabinero apuntó directo a Valeska Orellana en Estación Central. El registro de la brutal agresión y el suelo manchado de sangre se viralizó rápidamente. Hoy, a dos años del hecho, Valeska conversó con La voz de los que sobran sobre aquel día y cómo le cambió su vida. En este caso, como en tantos otros de la revuelta, no existe justicia ni reparación.


Valeska Orellana (24) recuerda la semana del 18 de octubre de 2019 muy movida, no por todo lo que acontecía con las evasiones y movilizaciones en contra del alza del pasaje, sino que en términos de estudio. Valeska se encontraba en la última etapa de su carrera de Técnico en enfermería en nivel superior.

Ese viernes, 18 de octubre, durante la mañana, Valeska junto a sus compañeras recibieron la noticia que podrían desarrollar la práctica de su especialidad. En su caso, de implementación quirúrgica. “iba a poder, por fin, ir a un pabellón”, comenta.

Después de una ardua semana de estudios, evaluaciones y que había finalizado con los lugares en donde los estudiantes desarrollarían sus prácticas profesionales, Valeska y sus amigos se dirigieron a celebrar.

“Nos juntamos temprano y fuimos a festejar en un lugar en el centro. Estábamos al interior de un bar y no teníamos idea de lo que estaba pasando afuera. Tenía una noción de que se habían convocado unas protestas por el alza del pasaje, pero si se llevaron a cabo o no, no tenía idea”, señala Valeska.

18 DE OCTUBRE DE 2019/SANTIAGO Con varios detenidos termina evasión masiva en estacion La Moneda FOTO: FRANCISCO CASTILLO D./AGENCIAUNO

Alrededor de las 17:00 horas, Valeska le comenta a su pareja de aquel entonces que debían irse del lugar para que no se les hiciera más tarde, puesto que debían ir a la casa de este que vivía en Buin y sí o sí tenían que pasar por Estación Central para llegar.

La encerrona policial al interior de la Estación Central

Cuando Valeska llegó a Estación Central, la entrada por la Alameda se encontraba cerrada por lo que decidieron ingresar por Exposición. Estaba todo normal, recuerda la joven.

Al momento de ingresar a la estación, se dio cuenta que había mucha gente reunida y que la entrada tanto al Metro como al EFE-Tren estaban bloqueadas por carabineros.

“Vimos que la salida al terminal de micros interurbanas también estaba cerrada por carabineros. En eso, mucha gente se acercó corriendo por la entrada de Exposición, todos gritándonos que tratáramos de hacer lo posible de salir de alguna forma puesto que nos iban a hacer una encerrona”.

Valeska Orellana

Valeska recuerda que todos decían que corrieran, pero nadie pudo moverse del lugar. A pesar de ser un espacio amplio, estaba repleto de personas, entre ellos muchos niños y adultos mayores. Además, habían alrededor de 30 carabineros de Fuerzas Especiales impidiendo que la gente pudiera salir del sector.

“Quedamos encerrados. La gente comenzó a manifestarse, que nos dejaran salir, que no nos podían mantener encerrados en el lugar, había niños, abuelitos que querían irse y nadie entendía por qué nos tenían encerrados ahí si no estábamos haciendo nada”.

Valeska Orellana

Como no había ninguna respuesta por parte de carabineros, comenzó la molestia y nos comenzamos a manifestar para que nos dejaran salir y por el alza del pasaje, señala la joven.

Valeska se acercó a carabineros para dialogar y que los dejaran salir. En ese momento, ella se percató del ingreso de tres funcionarios más de la policía uniformada, dos con escudos y uno con un arma, que parecía rifle, recuerda.

La brutalidad policial

Cuando los ánimos se encendían al interior de la estación producto de que carabineros no dejaba salir a nadie del lugar, los uniformados comenzaron a disparar bombas lacrimógenas.

“La gente retrocedió para esquivar el humo, pero se siguió manifestando porque le estamos pidiendo de buena forma que nos dejaran salir, puesto que había niños y abuelitos y, más encima, ahora nos vienen a tirar bombas”.

Valeska Orellana

Carabineros comenzó a reaccionar de forma muy agresiva, recuerda Valeska. Cuando ella retrocedió, siempre estuvo pendiente de que no le llegara ninguna bomba. En un momento de descuido, la joven recibió el impacto de una bomba lacrimógena en la canilla.

“Vi que salieron unas chispas, me cubrí la cara y un joven pateó la bomba para que no me llegara el humo. Y por estar tapándome el rostro, escucho solamente el sonido de un disparo. Y Luego, se escuchan otros cincos. Cuando escuché el primer disparo, sin mentirte, no me di cuenta de que me habían disparado a mí”.

Valeska Orellana

Valeska solo escuchó el sonido del disparo y comenzó a caminar. En eso, sintió mucho calor en la pierna y cuando se miró se dio cuenta que la sangre le estaba saliendo a chorros.

Agresión a Valeska Orellana, 18 de octubre de 2019.

“No sentía dolor, aún no aparecía. Estaba en shock, aún no asimilaba que me habían disparado. Solo sentía calor y veía como salía la sangre de mi pierna”.

Valeska Orellana

La hemorragia no se detenía y Valeska comenzó a perder la conciencia y no se podía el cuerpo. “Lo único que atiné, fue hacerme presión para que no siguiera saliendo sangre, pero ya no tenía fuerza. En eso, dos personas me tomaron y me preguntaron a dónde me llevaban, puesto que no podíamos salir a ningún lado. Divisé un botiquín, no sabía si alguien lo estaba llevando, pero vi una mochila con una cruz blanca y pedí que me llevaran ahí”, recuerda la joven.

Las personas que llevaban el botiquín eran unos paramédicos del mall. Ellos comenzaron a darle los primeros auxilios a Valeska. Mientras la joven era atendida y se seguía desangrando, carabineros le lanzó una bomba lacrimógena a pocos centímetros de su cara y el humo de la misma fue directo a los rostros de quienes la atendían para salvarle la vida.

“Los paramédicos estaban llorando y estornudando, pero nunca dejaron de atenderme. Llegaron unos guardias y me llevaron, junto a quienes me atendían, a una sala al interior del mall para que me pudieran asistir bien”.

Valeska Orellana

Los paramédicos hicieron todos los esfuerzos para atender a Valeska. Incluso llamaron a una ambulancia que jamás llegó producto de los bloqueos que había en todas las calles del centro de Santiago durante la tarde de ese viernes 18 de octubre.

18 de Octubre 2019/ SANTIAGOManifestacion por alza del pasaje.FOTO: AGENCIAUNO

“Pasaron muchas horas y Carabineros no llegó a ayudarme. Tuvieron que llegar unos familiares, que no sé cómo pudieron pasar, y me llevaron a una urgencia”.

Sin justicia ni reparación

El perdigón metálico, que era de 4 milímetros, le perforó la vena, por eso se produjo la gran hemorragia. Además, estuvo muy cerca de perforarle también la artería. Valeska llegó en riesgo vital a la urgencia y se mantuvo en esa condición por un par de días.

Cuando Valeska comenzó a sentirse un poco mejor, el ministro de Salud de ese entonces, Jaime Mañalich, llegó a visitarla.

“Llegó a verme, me dijo que iba a escuchar lo que yo tenía que decir. Su discurso fue que ellos iban a hacer lo posible para ayudarme y que mi caso no quedaría impune. Pero no recibí ninguna ayuda por parte del ministerio, por parte del Estado ni menos por parte de carabineros”.

Valeska Orellana
16 de marzo del 2020/SANTIAGO El Presidente de la Republica, Sebastian Piñera, se despide de Jaime Mañalich, ministro de Salud, con una reverencia, tras habla en el entre patio, del Palacio de La Moneda, tras finalizar la reunión interministerial, por coronavirus. FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

El tratamiento que le salvó la vida de Valeska fue costeado por su familia y siguen hasta el día de hoy cancelando lo más de 7 millones de pesos de su hospitalización.

Valeska comenta que tuvo graves secuelas por el disparo del carabinero y que ha tenido que estar con tratamiento kinesiológico y psicológico.  

“Hasta ahora mi caso quedó pendiente, no tengo idea que lo pasó con el capitán de Carabineros que me disparó. Yo creo que el siguió en su puesto de trabajo como si nada”.

“Sebastián Piñera debería estar preso”

Valeska hasta el día de hoy sigue con miedo, quedó traumada con lo que le pasó y con toda la brutalidad policial que comenzó a ver el resto de los días. Además, señala que no tiene nada de confianza con Carabineros y solo siente rabia y repudio hacia ellos.

Los recuerdos a Valeska la siguen presionando, es como si el disparo por parte de carabineros hubiera ocurrido la semana pasada.

“No he notado cambios en estos dos años y no creo que vaya a existir un cambio hasta que se vaya todo este gobierno. Yo creo que Sebastián Piñera debería estar en la cárcel”.

Valeska Orellana
Total
255
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.