La cruda realidad que enfrentan las Trabajadoras de Casa Particular en la pandemia

La cruda realidad que enfrentan las Trabajadoras de Casa Particular en la pandemia

Alejandra Valle y Daniel Stingo conversaron con Luz Vidal Huiriqueo, presidenta del Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular (Sintracap), un gremio que se ha visto fuertemente golpeado por la crisis sanitaria, develando la indefensión en la que se encuentran las «nanitas» que, de un día para otro, pasan de ser «parte de la familia» a quedar sin empleo y a su suerte.

«Tenemos muchas compañeras que al llamar al sindicato ellas hablan dos o tres palabras y se largan a llorar» de esta manera la presidenta del Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular (Sintracap), Luz Vidal, enunció el difícil momento que afronta el gremio.

«Lloran por depresión, por estrés, porque no pueden ver a sus familias», agregó.

En conversación con La Voz de los que Sobran, la dirigente sindical acusó, entre otras cosas, una discriminación por parte de las autoridades al momento de escuchar sus demandas, pese a estar consciente de algunas. «La ministra del trabajo reconoció en el parlamento que habían 180 mil trabajadoras sin contrato. Es una situación absolutamente anormal, pero dentro de lo anormal está normalizado en Chile», sostuvo.

Imposiciones bajas

Otra de las realidades críticas que develó Luz Vidal fue la propuesta irregular de remuneración que reciben algunas trabajadoras por parte de sus empleadores. Según explica, a muchas se les ofrece un determinado sueldo a cambio de imponer el mínimo, lo que las complica al momento de cobrar el Seguro de Cesantía.

«Nosotras tenemos muchas compañeras que estaban contratadas y que hoy día simplemente les alcanzó para un mes y no tienen para más, habiendo trabajado 3 o 4 años», sostuvo.

A esto se le suma la alta tasa de rotación que tiene este trabajo, debido a que las empleadas suelen agotarse a causa de los extenuantes horarios de trabajo que algunos empleadores les exigen, lo que obliga a que se cobre este seguro de manera anticipada.

Marginadas

Y pese a que ante la ley son trabajadoras como cualquier otra, dice Vidal, actualmente se encuentran marginadas en las legislaciones que respectan al trabajo, siendo invisibilizadas y marginadas.

La dirigenta pone de ejemplo la discusión de las 40 horas laborales, en la que «las trabajadoras de casa particular nuevamente quedaron fuera».

«Si no fuese porque se nos acercó la fundación FES Chile (Friedrich Ebert Stiftung), no habríamos tenido la capacidad de llegar en la forma que estamos llegando, al menos a la conciencia pública, porque a la de los legisladores todavía no podemos llegar«, comentó respecto a la situación actual.

Muchas sin contrato

Para poder aterrizar la cruda situación, Luz pone de ejemplo un caso que llegó al sindicato:

«Una persona de 30 años de servicio en un domicilio, por resguardarse de la cuarentena, se le envía a la casa y después, pasado unos días, la llaman por teléfono para despedirla. Ella no tenía contrato, porque era la ‘nanita’ y era parte de la familia».

Vidal señaló estar recibiendo ayuda de parte de abogados, sin embargo, aseveró que «nuestro sindicato es uno de los sindicatos más débiles: son 360 mil trabajadoras y muchas de ellas se dedican solo a trabajar para sacar a sus hijos adelante para que no tengan que vivir las humillaciones y los desprestigios que ellas han tenido que sufrir».

«Hay muchos profesionales que se ponen a disposición de nosotras reconociendo que algún familiar, la mamá, la tía o alguien (trabajadora de casa particular) le ayudó para ser lo que hoy en día es, y por eso hemos mandado casos tan duros como ese a la justicia», añadió.

Otro de los casos que llevaron a la justicia es el de «una compañera que debió romper la cuarentena porque se le amenazó perder su trabajo. Ella tuvo un accidente en la comuna de Las Condes (en su trabajo) y tuvo que ser llevada a la UCI. Sin embargo, no contaba con contrato y la empleadora desconoció la relación laboral«.

Revisa la conversación completa a continuación:

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *