27 de abril, el día en que Carabineros violentó a las esposas de sus propios funcionarios

Foto: Trinchera de la imagen

En 1998, durante la misma jornada en que la institución celebraba un nuevo aniversario, un grupo de mujeres fueron duramente reprimidas tras manifestarse en el centro de Santiago por mejoras laborales para sus parejas. Diez años más tarde, el Estado debió indemnizar a 12 funcionarios dados de baja por esta acción.


Como hacía desde 1927 cuando fuera fundada por el Presidente Carlos Ibáñez del Campo, el lunes 27 de abril de 1998 la institución de Carabineros celebraba un nuevo año de vida, el número 71. Pero este aniversario sería distinto, pasaría a la historia como aquel en donde la policía chilena engrosaría los episodios de violencia contra la población que había protagonizado durante la dictadura cívico-militar, con una insólita acción: la represión en contra de un grupo de esposas y convivientes de sus propios funcionarios.

Fueron alrededor de 40 las mujeres que se congregaron en La Moneda y sus inmediaciones para protestar por los bajos sueldos de sus parejas, y exigir un aumento salarial. La agencia de noticias internacional Inter Press Service consignó en una nota publicada dos días después, que las manifestantes denunciaron que “un agente policial recién ingresado cobra un salario inferior a 180 dólares ($126.630 de hoy) y que carabineros con más de 13 años de servicios perciben apenas el equivalente a 375 dólares ($263.812 de hoy), mientras los oficiales gozan de alta remuneración”.

Para entonces, el general director de Carabineros era Manuel Ugarte Soto, quien había asumido su cargo hacía 5 meses, el 27 de noviembre de 1997. Durante el último año de la dictadura de Augusto Pinochet, el uniformado había ejercido como jefe de gabinete de la policía en la Junta de Gobierno.

General Manuel Ugarte

La máxima autoridad de la institución respondió entonces a la demanda de las manifestantes, asegurando a la prensa que la escala salarial de sus subalternos era “equitativa”, y que detrás de las protestas existían supuestamente maniobras de sedición para menoscabar a Carabineros.

“EXCESOS”

Junto con visibilizar ante la población su exigencia de mejoras laborales para sus esposos, las manifestantes intentaron desplazarse por el centro de Santiago hasta el Palacio de La Moneda, con el objetivo de entregarle una carta con sus planteamientos al Presidente de entonces, Eduardo Frei Ruiz-Tagle. Fue en ese momento cuando fueron duramente reprimidas por los compañeros de armas de sus parejas, así como también los reporteros gráficos y camarógrafos de televisión que cubrían los incidentes. Uno de estos últimos sufrió la destrucción de sus equipos.

El general Manuel Ugarte fue posteriormente citado al Congreso por quien presidía la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, Francisco Encina (PS), para que informara tanto de la “violencia desmedida” en contra de este grupo de mujeres, así como de la situación salarial de los miembros de Carabineros.

Por otra parte, interpelado respecto al accionar policial, el ministro del Interior, Carlos Figueroa Serrano, señaló que Carabineros “se excedió” en su actuar frente a las manifestantes.

Un total de 14 mujeres fueron detenidas, siete de ellas esposas de carabineros en servicio activo y otras siete pertenecientes a movimientos políticos, feministas y sindicales que respaldaban las demandas de las esposas de los uniformados. De acuerdo a lo que consignó la agencia Inter Press Service, nueve de ellas concurrieron al Instituto Médico Legal para dejar constancia de lesiones, anunciando de paso acciones judiciales.

Además, la protesta de las parejas de los uniformados encontró eco la noche de ese lunes 27 de abril de 1998 en las villas donde vivían los carabineros, con golpes de cacerolas y velatones en las calles. “Hubo tremendas manifestaciones en varios lugares en donde viven carabineros. Por lo tanto, el problema (salarial) no es tan puntual como se nos había querido señalar”, destacó posteriormente el diputado Encina en el parlamento, según consigna la aludida agencia internacional que cubrió el hecho.

“AQUI HUBO UN ABUSO DE AUTORIDAD”

Pero la manifestación de las parejas de los funcionarios de Carabineros no solo tuvo como consecuencia las agresiones en contra de las mujeres. La institución decidió expulsar a un grupo de uniformados cuyas esposas o convivientes participaron de la bullada movilización.

El carabinero Mario Araya fue uno de ellos. Su esposa, Gloria Ponce, declaró que su marido “fue sancionado por mi acto, de yo hacer uso de mis derechos”. “Aquí a todas luces hubo un abuso de autoridad”, denunció entonces la mujer, como consignó Radio Cooperativa.

Debido a las graves represalias que significó para las manifestantes y sus parejas la histórica protesta, tendrían que pasar 10 años para que -con el apoyo de la Universidad Diego Portales- estas accionaran legalmente a nivel internacional y presentaran una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Esto, después de no encontrar una respuesta por parte del Estado a sus demandas, como las que le expusieron en al menos tres cartas entregadas a la entonces Presidenta Michelle Bachelet durante 2008, donde exigían indemnizaciones a las familias afectadas y que no hubiera nuevas bajas en Carabineros por hechos atribuibles a terceros.

Esposas de carabineros en La Moneda. Foto: Trinchera de la imagen

Finalmente, en enero de 2010 el Estado decidió suscribir un acuerdo amistoso de reparación con 12 ex policías y sus esposas. Lo firmaron la subsecretaria de Carabineros, Javiera Blanco; el general subdirector de la policía uniformada, Gustavo González; la directora de Derechos Humanos de la Cancillería, Carmen Hertz; y el ex funcionario Mario Araya y su esposa Gloria Ponce, además de los abogados patrocinantes de la Corporación de Interés Público.

“Desde el punto de vista de los estándares internacionales, se produjo una vulneración de los derechos de los peticionarios”, se señaló al respecto en el acuerdo, el que incluyó indemnizaciones que alcanzaron los 17 mil dólares (alrededor de 12 millones de pesos de hoy) para los carabineros y otros 3 mil (aproximadamente 2 millones de pesos de hoy) para sus esposas, según consignó ADN Radio.

Junto con ello, se estableció una limpieza de los antecedentes administrativos de los afectados, disculpas formales, revisión de las disposiciones legales y reglamentarias en materia de calificaciones, acceso directo de las víctimas a prestaciones de salud en el Hospital de Carabineros y Hospital Dipreca, la constitución de una comisión de seguimiento del acuerdo y el plazo de un año para que el Estado de Chile informara a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos del cumplimiento de lo acordado, de acuerdo a lo que consigna el medio.

“No es natural que el Estado viole los Derechos Humanos, pues los ex funcionarios y sus mujeres no son ciudadanos de segunda categoría”, declaró por entonces Sergio Espejo, abogado de los denunciantes.

NO EXISTE SUMARIO

A través de la Ley de Transparencia, La voz de los que sobran solicitó a Carabineros el envío del sumario, investigación o cualquier documento que permitiera conocer la indagatoria que habría realizado la institución policial luego de este brutal hecho de violencia protagonizado por sus funcionarios en contra de las parejas de sus compañeros de labores.

En la respuesta enviada a este medio, firmada por el coronel de Carabineros Claudio Pizarro Valencia, jefe del Departamento de información pública y lobby de la institución, se informó que tras la realización de una “búsqueda exhaustiva (…), no fueron encontrados antecedentes relacionados con la petición” ingresada por este medio.

Captura respuesta jefe Dpto. información pública y lobby

En tanto, en un segundo documento expedido de la Fiscalía administrativa de Carabineros, se señala igualmente que tras una “revisión exhaustiva” hecha por un sargento primero de esa repartición, no fueron hallados antecedentes relacionados con la solicitud realizada por Transparencia.

Total
365
Shares
1 comentarios
  1. Felicitaciones por recordar esta noticia de estas valientes mujeres y por otro lado una vez más la verguenza del actuar de carabineros al reprimir a las mujeres de sus propios compañeros a solicitar sueldos justos.Una vez más muy valientes y sobretodo frente al aniversario de carabineros.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.