25 de julio: En el Día Internacional de las Mujeres Afrolatinas, Afrocaribeñas y de la Diáspora

Desde el feminismo negro se ha forjado una alianza entre chilenas y migrantes, que han tomado como bandera de lucha, por una parte, terminar con la invisibilización histórica de la negritud en nuestro país y la lucha en contra de la discriminación y el racismo, que en el caso de las mujeres afrodescendientes nos remite a la hipersexualización de sus cuerpos y a representaciones racializadas de la maternidad y “la familia nacional”, como pudimos atestiguar en los casos de Joan Florvil y Maribel Joseph.


El 25 de julio de 1992, se llevó a cabo el primer encuentro de mujeres afrolatinoamericanas y afrocaribeñas en Santo Domingo, República Dominicana, el cual contó con la participación de aproximadamente 400 mujeres de 32 países de la región. A partir de dicho encuentro, se crea la Red de Mujeres Afrolatinas, Afrocaribeñas y de la Diáspora (RMAAD) y se establece el día 25 de julio como el “Día Internacional de las Mujeres Afrolatinas, Afrocaribeñas y de la Diáspora”.

En el caso de Chile, a partir de la conformación de las primeras organizaciones afrochilenas en la Región de Arica y Parinacota, el año 2002 se empieza a conmemorar este día con actos culturales y ya en 2010 se empieza a realizar una marcha anual en la ciudad de Arica. En Santiago, sin embargo, el movimiento feminista realiza desde el año 2013 su marcha anual por el aborto libre, seguro y gratuito el día 25 de julio, convocado por la Coordinadora de Feministas en Lucha.

No es hasta el 2019, y gracias a las críticas de las feministas negras del norte en alianza con mujeres afrodescendientes chilenas y migrantes en la capital, por la invisibilización que sufren por parte del feminismo hegemónico, que se decide darle a la marcha en Santiago por el aborto libre una connotación antirracista. Ya para el año 2020, en un gesto de solidaridad y visibilización hacia la lucha antirracista, se traslada la marcha por el aborto libre para el 30 de julio, dándole así al Día Internacional de la Mujer Afro el espacio de conmemoración que le corresponde.

Es así como desde el feminismo negro se ha forjado una alianza entre chilenas y migrantes, que han tomado como bandera de lucha, por una parte, terminar con la invisibilización histórica de la negritud en nuestro país, reflejada de forma clara en la negación a su demanda de incluir una categoría afrodescendiente en el registro censal. Y por otra, en la lucha en contra de la discriminación y el racismo, que en el caso de las mujeres afrodescendientes nos remite a la hipersexualización de sus cuerpos y a representaciones racializadas de la maternidad y “la familia nacional”, como pudimos atestiguar en los casos de Joan Florvil y Maribel Joseph.

Asimismo, los/las afrodescendientes fueron excluidos/as en diciembre del 2020 de la posibilidad de formar parte en la Convención Constitucional al votar la derecha en contra de un escaño reservado afro en la Cámara de Diputados. Esto, a pesar de haber sido reconocidos constitucionalmente en abril del 2019 como pueblo tribal afrodescendiente chileno, estatus jurídico que de acuerdo a la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo, los hace garantes de derechos colectivos de manera homóloga a los pueblos originarios.

Durante la última semana, observamos cómo mientras se invisibiliza a las comunidades afrodescendientes en el texto del reglamento de la comisión provisional que determinará las formas de participación popular en la Convención, un grupo de constituyentes de derecha banalizan el racismo en las puertas del ex-Congreso Nacional, y abandonan su función para amplificar una estrategia publicitaria de una empresa transnacional.

Como Comisión de Migraciones de Convergencia Social aprovechamos el Día Internacional de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora, para  rechazar con fuerza toda expresión de racismo en el país y demandar la plena inclusión de los y las migrantes y afrodescendientes en todas las instancias de participación ciudadana de la Convención Constitucional. Para que la nueva constitución tenga un carácter refundacional, es indispensable que su carácter plurinacional, antirracista e intercultural nos incluya a todos y todas.

Comunicado Comisión Migraciones- Convergencia Social.

Total
12
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.